¿Sabías que segregamos diariamente 1,5 litros de saliva aproximadamente? Aunque no lo creas, esta sustancia es muy importante y cumple diferentes funciones en nuestra salud bucodental. Si quieres conocerlas, ¡sigue leyendo este post!

¿Qué es exactamente la saliva?

Se trata de un líquido segregado por las glándulas salivales que humedece la cavidad oral. Está formado por un 99% de agua y un 1% de distintos compuestos químicos y participa en infinidad de procesos como la dicción, la masticación o la deglución, entre otros. En cuanto a sus funciones, vamos a detallarlas en las siguientes líneas.

1. Función lubricante

Una de las funciones principales de la saliva es la de lubricar. Contar con una cavidad bucal húmeda ayuda a la correcta fonación y deglución, contribuyendo al habla y a la masticación de los alimentos. Por ello, es de vital importancia que tanto las mucosas y los dientes como los labios estén perfectamente lubricados.

2. Función protectora

Otro de los objetivos de la saliva es proteger contra agentes patógenos. De esta manera, los tejidos de la cavidad oral están a salvo. Ten en cuenta que los mecanismos antimicrobianos de la saliva hacen que exista un equilibrio de los microorganismos que viven en la boca.

3. Función antibacteriana

Además de limpiar la boca, la saliva contiene una enzima o molécula llamada lisozima, que actúa como barrera frente a las infecciones y, por tanto, tiene acción antibacteriana. La lisozima también está presente en otras sustancias como las lágrimas.

4. Función remineralizadora

Otra de las funciones que cumple la saliva es la de remineralizar el esmalte que se ha dañado. ¿Por qué? Debido a las concentraciones de calcio y fosfato que están en la saliva. No obstante, aunque aporta nutrientes y minerales, no significa que haya que olvidar el cuidado de los dientes.

5. Función reparadora

La saliva contiene un factor de crecimiento epidérmico que favorece la correcta cicatrización de los tejidos bucales. De hecho, en caso de sangrado, ayuda a que los tiempos de coagulación se aceleren, lo cual también repercute en los procesos de recuperación.

6. Función diagnóstica

Por último, la saliva también sirve para diagnosticar de manera no invasiva diferentes patologías, así como indica la predisposición a padecerlas. Por ejemplo, es un reflejo de si la persona tiene una óptima hidratación o no.

En definitiva, la saliva cumple infinidad de funciones, todas ellas indispensables para la salud. En Almara Dental contamos con un equipo de odontólogos generales que te proporcionará todas las recomendaciones que necesitas para cuidar de tu sonrisa.

Por último, te recordamos que estamos perfectamente preparados y equipados gracias a un protocolo con nuevas medidas de protección y seguridad, tanto para los pacientes como para el equipo.

Si quieres acudir a la clínica, tienes que solicitar tu cita previamente mediante atención telefónica en el 917 374 990. Si nos necesitas o tienes cualquier tipo de duda, contacta con nosotros. ¡Estaremos encantados de poder ayudarte!

Además, puedes participar a través de tu comentario y solicitar tu primera consulta gratuita.

¡Recibe un cordial saludo!

www.almaradental.es