Almara Dental

917 374 990

Dolor de Mandíbula: ¿a qué nos referimos?

Guía Completa sobre el Dolor de ATM: Causas, Solución y Tratamientos

El dolor de mandíbula es una molestia común que afecta a muchas personas. Este dolor puede ser causado por una variedad de razones, pero suele estar asociado con la articulación temporomandibular (ATM), que conecta la mandíbula con el resto de los huesos de la cara, especialmente con el maxilar.  

La articulación temporomandibular (ATM) está compuesta por dos zonas de hueso conectadas por un disco, y dentro de esta articulación tanto la mandíbula como el disco son móviles. Gracias a ello somos capaces de abrir la boca y poder mover la mandíbula en diferentes direcciones. 

En esta guía completa, exploramos las diversas causas de dolor en la zona de la mandíbula, o mejor dicho, de la articulación temporomandibular (ATM), así como las soluciones y tratamientos disponibles para aliviar esta molestia y mejorar la calidad de vida.

Causas del Dolor de Mandíbula

El dolor de mandíbula puede tener múltiples causas, que van desde hábitos nocivos hasta problemas estructurales y condiciones médicas subyacentes. Aquí están algunas de las causas más comunes:

Bruxismo

El dolor en la mandíbula puede ser causado por la sobrecarga en la articulación temporomandibular (ATM), resultado del bruxismo nocturno o diurno, que implica apretar los dientes debido a múltiples causas, como son una oclusión inestable, con contactos inadecuados entre los dientes, estrés o ansiedad. Este comportamiento anormal genera una presión indebida en la ATM, desencadenando dolor.

Es crucial entender que nuestros dientes deben tener contacto solo al masticar o tragar, evitando la presión constante. Abordar el bruxismo y sus causas subyacentes es esencial para aliviar el dolor de mandíbula y mejorar la calidad de vida.

Hábitos nocivos

La sobrecarga en la articulación también puede ser causada por hábitos nocivos, como morderse las uñas, masticar bolígrafos o mascar chicle.

Es importante destacar que el consumo de chicles puede ser especialmente perjudicial, ya que implica una masticación excesiva y no efectiva, ya que no tiene ningún aporte nutricional. Imagina que, además de las comidas regulares, pasas una hora mascando chicle. Esto equivale a una sobrecarga similar a si estuvieras comiendo durante el doble de tiempo. Es esencial comprender que estos hábitos poco saludables pueden contribuir significativamente al dolor mandibular. 

Infecciones dentales

Aunque este dolor se siente en toda la zona articular y mandibular, su origen real es la muela del juicio afectada.

Es importante saber que, aunque el dolor se manifieste en la zona de la articulación, la causa subyacente puede estar relacionada con la muela del juicio y no directamente con la ATM.

Masticar por un solo lado

Otro factor que puede causar dolor en la mandíbula es masticar de forma predominante por un solo lado.

El problema radica en que el desplazamiento que ocurre para realizar la masticación debería ser equitativo a ambos lados, pero al masticar solo por uno, o en mayor porcentaje, se genera un desequilibrio que afecta negativamente tanto a la derecha como a la izquierda de la mandíbula. Por lo tanto, esta mala función puede desencadenar dolor en ambas articulaciones y sobrecarga de los músculos de la mandíbula, con contracturas tanto en la cara como en el cuello.

Problemas estructurales

Los problemas estructurales también pueden ser otra de las causas del dolor en la articulación temporomandibular (ATM). Como ya hemos comentado, la mandíbula está formada por huesos que se conectan mediante una articulación llamada ATM.

Esta articulación permite que la mandíbula se mueva, gracias a un disco que actúa como un cojín entre los huesos. Sin embargo, a veces, este disco puede desplazarse de su posición correcta, causando problemas en su función (como la luxación o subluxación). Esto significa que la articulación ha sufrido un daño, lo que puede provocar dolor. Además, la artritis o la artrosis, que son formas de degeneración articular, también pueden afectar a esta zona y causar dolor. 

Traumatismos

 Otra causa común de dolor de mandíbula son los traumatismos o golpes, como puede ser recibir un balonazo, estar involucrado en un accidente de coche o de moto.

Estos eventos pueden provocar luxaciones o desplazamientos de la mandíbula, así como inflamación en la cápsula articular o en otras estructuras cercanas. Esta inflamación y trauma pueden resultar en dolor persistente en la zona afectada.

Neuralgia del trigémino

Otra posible razón para el dolor en la mandíbula son las neuralgias, que implican un problema en la transmisión de señales nerviosas en esta zona.

La más común es la neuralgia del trigémino, donde el nervio trigémino, que atraviesa esa región, se ve afectado, resultando en dolor. Este dolor, muy intenso y limitante,  puede desencadenarse al tocar la zona, al mover la mandíbula e incluso en reposo. La neuralgia del trigémino puede ser causada por diversos factores, como tumores, complicaciones postoperatorias u otros problemas estructurales, pero en ocasiones su origen puede ser desconocido. 

Soluciones y Tratamientos del Dolor de Mandíbula

El tratamiento del dolor de mandíbula varía según la causa subyacente y la gravedad de los síntomas. Aquí hay algunas soluciones y tratamientos comunes:

Soluciones y tratamientos del bruxismo

Es importante investigar si la posición de la mandíbula cuando muerde es lo que está desencadenando este hábito involuntario de apretar los dientes. Si existe algún contacto anormal entre los dientes que afecte a la manera en que la mandíbula se cierra, puede provocar bruxismo. Es un intento del organismo de corregir la situación desgastando los dientes en un esfuerzo por estabilizar la mandíbula. Es crucial establecer una oclusión estable y adecuada para frenar o reducir significativamente el bruxismo. Además, una cita con un fisioterapeuta u osteópata con formación en ATM puede ser muy positiva para  reducir las contracturas musculares creadas por ese apretamiento excesivo y ayudar a establecer la nueva posición mandibular.

Corrección de hábitos nocivos

Una posible causa del dolor de mandíbula es la práctica de hábitos nocivos que ejercen una carga adicional en la articulación. Para aliviar este dolor, es importante identificar y eliminar estos hábitos dañinos, al tiempo que se corrigen los hábitos posturales y de masticación que pueden contribuir al malestar.

Corregir masticar por un solo lado

Intentar masticar por el lado que no resulta cómodo solo generará más dolor, así que es necesario abordar primero en la clínica los motivos por los cuales existe esa disfunción y diseñar un plan de acción adecuado para resolverlo. De esta manera, la masticación pasará a ser de ambos lados porque la posición o forma de los dientes permitirá que sea igual de funcional. 

Solución a problemas estructurales

En cuanto a la posibilidad de que haya un problema estructural como desgaste, artrosis o artritis en la mandíbula, es importante abordarlo para evitar complicaciones. Sería prudente consultar a un médico especialista en maxilofacial para evaluar si es necesario recurrir a la cirugía. Si aún no hemos llegado a ese punto, se pueden adoptar hábitos saludables o realizar cambios en el estilo de vida como medidas preventivas.

Soluciones y tratamientos para traumatismos

Para aliviar el dolor de mandíbula debido a traumatismos, es importante seguir una dieta suave, descansar y tomar medicamentos antiinflamatorios según sea necesario. Es fundamental consultar a un profesional para determinar si se requiere algún tipo de antiinflamatorio específico o una dieta especial. En casos más graves, la evaluación de un especialista en cirugía maxilofacial puede ser necesaria. 

Soluciones y tratamientos a la neuralgia del trigémino

Creemos que es importante considerar que, si bien la causa puede ser desconocida, existen varios factores que pueden contribuir, desencadenar o empeorar la situación. Estos pueden incluir la presencia de muelas del juicio, una mala oclusión dental, así como hábitos perjudiciales como masticar chicle, morderse las uñas, mordisquear objetos o respirar por la boca. Todos estos elementos, ya sea individualmente o en combinación, pueden desencadenar la neuralgia. También la masticación unilateral puede ser un factor.

Es decir, es habitual que problemas en la función mandibular, ya sea por la masticación, la respiración u otros factores, así como la presencia de muelas del juicio, aunque no se perciban como dolorosas, puedan estar ejerciendo presión sobre el nervio trigémino y provocar la neuralgia a lo largo del tiempo.

El dolor de mandíbula puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de una persona, pero con el tratamiento adecuado y la adopción de hábitos saludables, es posible aliviar el malestar y mejorar la función de la mandíbula. 

Necesitamos realizar una evaluación para determinar el estado de la mordida y los hábitos del paciente, y luego decidir el curso de acción más adecuado. A veces, esto puede requerir un enfoque combinado que involucre la fisioterapia u osteopatía para abordar posibles tensiones musculares, la intervención de un odontólogo especialista en dolor orofacial para corregir problemas dentales y, en algunos casos, la atención de un cirujano maxilofacial si hay degeneración o traumatismo en la zona.

En resumen, si experimentas dolor persistente en la mandíbula, es muy importante acudir a consulta para recibir un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento personalizado para que nuestros especialistas en dolor orofacial y bruxismo puedan identificar la causa concreta del dolor y tratarlo de manera adecuada. Recuerda que la prevención juega un papel clave en la salud bucal y del dolor de mandíbula.

Pide tu cita